Un poquito de Historia

La plaza de toros de Talavera de la Reina es famosa porque en ella murió el gran torero Joselito El Gallo. El suceso ocurrió el 16 de mayo de 1920. Aquel día estaba en el palco de la plaza la reina Victoria Eugenia, esposa de Alfonso XIII, a la que el pueblo apodaba La Caprichosa. Joselito solía hacer el llamado salto de la garrocha, un arte complicado que solo se podía realizar una vez. A la segunda, el toro, avisado, iba a por el diestro. Esa tarde, Joselito saltó ante la reina, pero ella, distraída, se perdió el salto y envió a un emisario para pedirle al maestro que lo repitiera. El Gallo se puso frente al palco de honor y le habló así a la reina: «Sepa señora que si lo repito me juego la vida, pero lo haré por usted». Y saltó, y el toro lo rozó con un asta, y lo remató en el suelo, y le abrió el abdomen, y cuentan las crónicas que Joselito no murió de la herida, sino del infarto que le provocó ver caer sus tripas al suelo. Desde entonces, la plaza de Talavera se llama La Caprichosa.

Plaza de toros de dos pisos. En el primero de ellos se ubican  los tendidos, tiene ocho divisiones con barreras, contrabarreras, delanteras, balconcillos y varias filas de asientos sin numerar.  El segundo de los pisos está destinado a palcos con capacidad cada uno de ellos para diez personas. El ruedo tiene un diámetro de 45 metros, y el callejón 1,5 aproximadamente. El coso contiene patio de caballos, cuadra, cuatro corrales, ocho chiqueros, enfermería y desolladero. La inauguración de esta plaza, reedificada sobre la antigua, aprovechando para ello los corrales y algunos de sus muros, tuvo lugar el  29 de septiembre de 1890. Lidiaron aquella tarde Fernando Gómez "Gallo" y Antonio Arana "Jarana" seis astados de Enrique Salamanca

Escribir comentario

Comentarios: 0
Duende Taurino

Moda Taurina  Moda Española

SÍGUE LA MEJOR MODA :

facebook
twitter
Google+
Instagram
Pinterest
Youtube